¿Eres verdaderamente libre?

Diana Meza Vargas

¿Te has planteado alguna vez esta pregunta?, ¿te has puesto a pensar que tan libre
eres?, o, por el contrario, ¿qué tantas cadenas te atan en la vida? Te tengo una
gran noticia, nadie es totalmente libre y, a la vez, nadie esta
verdaderamente esclavizado.
Hace años leí el libro: “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl,
que, por cierto, te lo recomiendo, y en él, el psiquiatra austriaco, fundador de
la logoterapia y análisis existencial, expresa su postura ante la libertad. Él nos
narra, cómo vivió en varios campos de concentración alemanes y como sobrevivió
a ellos con su hipótesis en ese entonces, sobre la logoterapia (que me gustaría
ahondar en otra entrega sobre este tema), maneja el punto al que quisiera
llegar contigo el día de hoy, que es la libertad.
Como te comenté anteriormente, él vivió en carne propia, en varios campos de
concentración alemanes, ya que era judío y nunca quiso bajo ninguna
circunstancia negar sus orígenes, por lo que vivió los horrores de estar
encarcelado, sometido, pasando hambre, frio, humillaciones y viendo cómo, poco
a poco, iban muriendo las personas a su alrededor, pero algo que siempre tuvo
presente fue la certeza de que él era el dueño de sus pensamientos, por lo que nadie,
bajo ninguna forma, pudo quitarle su libertad de ideas y lo que él deseaba pensar y sentir acerca de lo que vivía y cómo lo vivía.
Esa es la libertad originaria que tenemos como seres humanos, y de aquí quiero partir para una breve reflexión.
¿Qué tan dueño te sientes de los que piensas? ¿Te has dado cuenta hasta dónde
puedes llegar con tus pensamientos y lo que puedes hacer con ellos? Nuestros
pensamientos, están con nosotros al despertar por la mañana e incluso en
muchas ocasiones ellos provocan que el sueño y el buen dormir no llegue por las
noches. Entonces, te vuelvo a preguntar: ¿qué tan libre eres o te sientes con cada
uno de los pensamientos que llegan a tu mente durante cada día de tu semana?
Nuestros pensamientos nos anteceden, ellos nos pueden llevar a un lugar lejano
con una ser querido o nos pueden hacer sentir miserables por algo que quizás, no
tuvimos ninguna culpa, por lo que hoy quisiera compartirte un trabajo maravilloso
que descubrió Byron Katie, una mujer estadounidense atormentada por una gran
depresión, que un día despertó y descubrió que con cuatro simples preguntas,
para cada uno de los pensamientos que le llegaban a su mente, podía
cuestionarlos y liberarse de todos aquellos que la tenían atada a una vida infeliz y a la conclusión que llegó, fue que debemos cuestionarnos todos nuestros
pensamientos, para liberarnos y ser realmente felices.
Aquí te comparto, las cuatro principales preguntas, llamadas en su trabajo de “The
Work”, para hacernos con cada idea, creencia o pensamiento que llegue a nuestra
mente y decidir si realmente queremos seguir adelante, o por el contrario
liberarnos de ellas:

  1. ¿Es verdad? Solo puedes contestar con un SI o un NO, Si tu respuesta es No,
    continua a la pregunta 3. ¿Es verdad este pensamiento que tú crees que es
    verdad, puedes estar absolutamente cierto que esto que tu piensas, es verdad?
  2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza? Una vez más, sólo puedes
    contestar con un SI o un NO. Pero necesitas ser totalmente sincero(a) contigo
    mismo.
  3. ¿Cómo reaccionas, ¿qué te sucede, cuando te crees este pensamiento? ¿Qué
    reacciones observas en tu cuerpo, cuando te crees el pensamiento de que esto es
    verdad? Obsérvalos y nada más.
  4. ¿Quién serías sin este pensamiento? ¿Cuestiónate, si te liberaras de este
    pensamiento, quien serias en realidad, podrías ser un ser más libre? ¿Quieres
    seguir adelante con este pensamiento o quieres hacer un cambio en tu vida?

Si tu respuesta a la última pregunta es que quieres hacer un cambio en tu vida,
ahí podrás encontrar tu libertad. Sentirte dueño de ti y de lo que quieres hacer con
tu vida, eso es libertad.
Ahora te invito a que antes de nuestra siguiente entrega, cuestiones tus
pensamientos y decidas libremente, que cosas quieres cambiar en tu vida y con
cuales decides quedarte y volveremos a encontrarnos par ayudarte a cambiar eso
que libremente has decidido dejar ir.
Mucho éxito con tu nueva libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *