ADOLESCENTES Y COVID-19: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES DURANTE LA PANDEMIA

DIANA MEZA VARGAS

El distanciamiento social para frenar la propagación del COVID-19 puede ser especialmente difícil para los adolescentes, que pueden sentirse separados de sus amigos. Muchos también enfrentan grandes decepciones cuando se cancelan o posponen graduaciones, bailes, deportes, visitas, viajes y otros eventos planificados desde hace mucho tiempo.

Aquí te propongo algunas formas en las que puedes ayudar a tu hij@ adolescente en este momento difícil e incierto, para que logres trabajar en conjunto con el/ella hacia esta nueva forma de vida.

– AYUDA A TU HIJO ADOLESCENTE A CREAR UNA RUTINA SALUDABLE Y PRODUCTIVA

Creen un horario en conjunto, que funcione con el aprendizaje en línea.  Establezcan una hora para despertarse, hacer ejercicio, bañarse, vestirse (no quedarse en pants o pijama), desayunar o lo que sea necesario para comenzar el “día escolar”.  Si te ayuda, permite que tu adolescente duerma un poco más tarde de lo normal.  Como si estuviera en clase, los celulares deben estar apagados mientras estén en horario escolar y también cuando hagan sus tareas escolares.  Mantén la televisión apagada también durante el horario escolar y limita el tiempo para ver las noticias.  Planea mini descansos de preferencia cada hora y un descanso de 1/2 hora para la hora del lunch.

Organízate para hacer la comida o la cena un momento de transición entre el “día escolar” y la noche. Las comidas son un buen momento para reunir a toda la familia para hablar y compartir.   Prueba temas de conversación divertidos, como: “Mi parte favorita de hoy fue …” o “Hoy estoy agradecido por …”.  Este puede ser el momento que tu familia puede elegir para observar un momento de tranquilidad juntos. Ayúdalos a mantener su rutina de la hora de dormir para que estén listos para aprender cada día.

Permite “tiempo de inactividad”.  Es normal que los adolescentes deseen tener más privacidad de su familia.  Dales espacio para un momento de tranquilidad, tiempo creativo, tiempo de música o para pasar el rato virtualmente con amigos.  Esto puede ayudar a aliviar cualquier sentimiento de aislamiento de sus amigos o dificultades con el cambio de rutina.

– COMUNICARSE HONESTA Y ABIERTAMENTE

Comparte información sobre lo que está sucediendo de una manera tranquila y objetiva para ayudar a aliviar sus preocupaciones sobre el virus.  Discutan hechos sobre COVID-19 y corrige si te es posible, la información errónea cuando la escuches.  Refuerza lo básico, como la importancia de lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara.

Haz hincapié en que quedarse en casa salva vidas, no des todo por sentado y refuerza constantemente la información, dando diferentes puntos de vista.  Habla sobre cómo el distanciamiento social es una forma importante en la que están ayudando a frenar la propagación del virus y protegiendo a quienes corren mayor riesgo.  Organiza en casa.  una regla estricta de “no hacer trampas” y enfatiza que NO está bien pasar el rato con amigos en persona o practicar deportes al aire libre como futbol o baloncesto.  Pero recuerda siempre, “predicar con el ejemplo”.

Habla con tu hijo adolescente sobre cómo se siente durante la pandemia.  Necesitas estar atento a las señales de que están luchando y que pueden necesitar más apoyo, o si muestran señales de un mayor riesgo de suicidio.  No dudes en comunicarte con un especialista, en caso de requerir un apoyo extra. 

Ayuda a tu adolescente a mirar hacia adelante, ayudándolo a alejarse de pensar en lo perdido y juntos buscar formas de seguir adelante con sus planes y metas.

– MANTENTE CONECTADO DE FORMA SEGURA

Permite que tu adolescente se mantenga conectado con amigos y seres queridos durante el distanciamiento social por teléfono, mensaje de texto, chat de video o redes sociales. (Recuérdeles que verifiquen su configuración de privacidad para que no publiquen demasiada información personal en línea).   Jugar juegos en línea con amigos también puede ser relajante y agradable para tu adolescente, pero asegúrate de acordar el tiempo frente a la pantalla durante los días escolares.

Permite la ayuda de otros para conectarse.  Muchos adolescentes tienen experiencia en el uso de la tecnología y pueden enseñar a los padres o abuelos cómo chatear por video o usar las redes sociales.  Esta también es una oportunidad para que entres a su mundo virtual.

– ¿QUÉ PASA CON EL USO DE LOS MEDIOS?

Si bien los límites siguen siendo importantes, es comprensible que, en estas circunstancias inusuales, el tiempo de pantalla de tu hijo adolescente probablemente aumente.  Trabajen juntos para elaborar un plan que incluya tiempo tanto en línea como fuera de ella, al mundo real. Permitir que tu adolescente sea parte de la elaboración de un plan de medios puede ayudarlo a cumplirlo.

– APOYAR A LA FAMILIA Y LA COMUNIDAD

Creen nuevas responsabilidades.  Las rutinas han cambiado y es posible que tu familia necesite ayuda adicional para cuidar a los niños más pequeños o mantener limpia la casa.  Habla con tu hij@ adolescente sobre las formas en que puede desempeñar un papel más importante.  Hazle saber lo útil que su apoyo puede ser para ti.  Por ejemplo, ¿pueden ayudar a planificar o cocinar las comidas? ¿Qué tal enseñarles a sus hermanos un baile nuevo o un juego divertido?

– INVITADOS VIRTUALES 

Pídele a tu hijo adolescente que te ayude a encontrar formas creativas de mantenerse en contacto con familiares y amigos de forma regular.  Intenten organizar una “cena virtual” colocando una computadora portátil o tableta en la mesa con los invitados, O usen una plataforma de videoconferencia como Zoom para tener una fiesta en línea donde todos puedan verse.

– PROYECTOS FAMILIARES

Sugiere a tu adolescente que tome la iniciativa en proyectos que involucren a toda la familia, como organizar fotos familiares o recrear la historia de la familia.  Este es un gran tema para las llamadas a los abuelos, quienes pueden ser capaces de describir tiempos difíciles en el pasado y cómo la familia lidió con el estrés.

– ORDENA Y DONA

Anímalos a limpiar su habitación, la cocina o despejar el garaje y preparar artículos para donar a la caridad. Busquen en una forma creativa, como poder ayudar a los más necesitados en estos momentos, respetando en todo momento, las regulaciones de sana distancia dentro de tu comunidad, ya que esto hará que le de un sentido diferente a su vida.

La adolescencia suele ser un momento difícil en la vida de cualquier ser humano y en estos momentos complicados para la humanidad, necesitamos ser más empáticos como adultos, para acompañarlos y que salgan fortalecidos en su vida.

Tomado de: https://www.healthychildren.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *